viernes, 20 de enero de 2012

Busco un límite.
Un puñado de tiempo,
un mundo sin contornos.
.
Me inclino a que me duela
a desoír las voces, si
un delito, alejarme.
Ni abrigo ni presencia.
Será una deserción.
Ancho paso, al contacto del silencio.
La prueba suficiente,
al dolor en el borde de tu beso.
.
Y digo sin embargo
que a mi delito alejo,
de mis voces.
.
María T.

6 comentarios:

  1. Hola emily1,el ansiado límite buscando sus ilimitadas posibilidades...abanico en vuelo..
    Gracias guapa, pasa buen día, besos en verso..

    ResponderEliminar
  2. Acredito que os contornos sejam os limites!

    ResponderEliminar
  3. Alejar el delito de las voces. A veces incurrir con conciencia de delito en un beso.

    ResponderEliminar
  4. observação:
    os contornos do tempo.

    ResponderEliminar